Blog

¿Un gin-tonic perfecto? Solo con Barber’s Gin

Que la ginebra es la bebida de moda es algo que ya nadie pone en duda. Aunque algunos vaticinaban que la afición por esta bebida no se extendería más allá de algunos años, lo cierto es que aún no ha sido relegada por ninguna otra del primer puesto del podio. Dentro de este fervor, la diversificación ha dado lugar a la aparición de variantes como las ginebras rosas, muy de moda como alternativa más suave, por sus matices de frutos rojos. No obstante, nosotros apostamos por lo incoloro y los sabores limpios y sin florituras: justamente como es Barber’s.

Porque un buen gin-tonic solo necesita de hielo, una buena ginebra, tónica y, como mucho, un toque cítrico. Si quieres ser genuino, prescinde de adornos innecesarios. Eso sí, como todo arte, la preparación de un buen gin-tonic también tiene su receta mágica. Y es que no vale con mezclar los componentes sin más, hay que saber escogerlos y, sobre todo, qué pasos seguir para que el resultado sea una auténtica explosión para el paladar.

Como punto de partida, elige bien dónde vas a tomar tu gin-tonic, porque hay vasos que van a ayudar a potenciar el sabor final, y otros que no tanto. El vaso de tubo, por ejemplo, al ser más estrecho, hace que se caliente la bebida con rapidez. Por eso te recomendamos siempre que te decantes por un vaso ancho de mayor capacidad, como la copa de balón, o una de nuestras genuinas tazas Barber’s.

No descuides el hielo. Parece muy básico, pero no lo es. Lo ideal es que emplees hielo industrial, que por su tamaño y elaboración, tarda más en fundir. El hielo casero está elaborado con agua de grifo, que contiene sales, y aparte, al haber estado metido en el congelador, puede coger olores que alterarán el sabor de nuestro gin-tonic. Y no te pases con el hielo: sirve una cantidad proporcional al tamaño del vaso.

Lo crucial: ginebra y tónica. Con la ginebra lo tenemos claro: siempre Barber’s. Y no por cualquier motivo. Su sabor puro y fresco aporta el carácter que un buen gin-tonic requiere. Respecto a la tónica, a la par que proliferara la fama de la ginebra, han ido apareciendo nuevas marcas de tónica en el mercado. Cada paladar tiene su criterio, pero eso sí, siempre tiene que estar bien fría a la hora de preparar el combinado, ya que cuanto más fría, mejor se disuelve el gas.

A la hora de servir la tónica, hazlo con cuidado. Has de dejarla caer lentamente sobre el último hielo. Puedes usar una cuchara –si quieres ser pro, usa una mezcladora con forma de varilla- para evitar que se pierda gas. Así la tónica entra de forma sutil y se mezcla de forma natural con la ginebra. Porque, recuerda siempre esto: no hay que agitar ni remover el gin-tonic.

Nosotros te recomendamos tomar Barber’s solo con tónica, pero si eres de los que prefieren añadir un toque cítrico, puedes hacerlo con una cáscara de limón o naranja fresca. Y aunque también se ha puesto muy de moda aromatizar con especias, Barber’s sabe mejor sin añadidos que enmascaren sus propios botánicos.

Y ahora que ya tienes tu gin entre las manos, degústalo sin prisa, pero tampoco sin pausa. Con nuestro clima, si esperas mucho, el hielo acabará aguándolo y distorsionando el resultado, así es que no te demores demasiado. Aunque tratándose de Barber’s, seguro que desearás terminártelo pronto… para ponerte el próximo cuanto antes.

Deja un comentario





Back-To-Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR